Knorr cree que la buena comida importa – añade innombrables placeres a nuestras vidas – y que  puede ser tan mágica en nuestro día a día así como en la ocasiones especiales. Esta convicción está en el corazón del éxito de Knorr

La pasión por la comida viaja hasta los orígenes de Knorr. La marca nació en 1838 cuando su fundador, Carl Heinrich Knorr, realizó experimentos pioneros para deshidratar condimentos y vegetales para conservar su sabor y valores nutricionales. Desde entonces, Knorr se ha convertido en una marca internacional que ofrece una gran variedad de caldos, sopas, ayudas culinarias, salsas y comidas preparadas, entre otros.

Los productos de Knorr poseen el gusto y sabores de la experiencia de sus chefs. Knorr personifica la cocina global desde el momento en el que los hijos ‘trotamundos’ de su fundador empezaron a importar ideas del extranjero. La tradición se mantiene a día de hoy y la innovación sigue viniendo de la fábrica original en Heilbronn, lugar en el que diversos equipos de chefs contribuyen a la innovación de productos.